Comentario Cifalea

Publicado: diciembre 2, 2010 en Uncategorized

Comentario Cefalea:

 Cefalea es u cuento escrito por Julio Cortazar que se encuentra en su libro ‘Bestiario’. Inmediatamente que empieza el cuento aparece las cosas raras. Trata de un grupo de personas que trabajan en el cuidado de las mancuspias, unos extraños animales que transmiten enfermedades cerebrales. Son descritos como mamíferos peludos con vello lanoso y pico, muy feroces. Los cuidadores trabajan lejos del pueblo en una granja y mantienen las mancuspias en jaulas porque parecen ser animales peligrosos. Viene un punto en el cuento donde dos de los cuidadores huyen y se roban un caballo. Este momento es significante porque rompe el orden de la vida rutinaria de los personajes. Se quedan sin comida, ya no tienen modo de transporte, y no pueden cuidar más de las mancuspias. Las mancuspias empiezan a murir, y aunque los cuidadores que huyeron eventualmente regresan, la situación ya era insalvable. Las mancuspias están muriendo lentamente y hay nada que se puede hacer. Nunca conocemos los nombres de los personajes, con excepción a los que escaparon. Por la mayoría del cuento, los personajes se identifican por la medicina que toman para sus enfermedades. De esta manera sus identidades son definidos por la enfermedad que les afligen, similar a como en Omnibus, los pasajeros se identifican por el tipo de flor que cargaban. El titulo del cuento, Cefalea, hace referencia a los dolores y molestias localizadas en cualquier parte de la cabeza, en los diferentes tejidos de la cavidad craneana, y en las estructuras que lo unen a la base del cráneo. Aunque los mancuspias son imaginarios, todas las descripciones sobre ellos utilizan términos reales, que sirve para confundir el lector entre la realidad y la fantasía. Esto introduce lo fantástico como una posibilidad real. “…las mancuspias hasta bastante tarde, ahora con el calor del verano se llenan de caprichos y versatilidades, las más atrasadas reclaman alimentación especial y les llevamos avena malteada en grandes fuentes de loza; las mayores están mudando el pelaje del lomo, de manera que es preciso ponerlas aparte, atarles una manta de abrigo y cuidar que no se junten de noche con las mancuspias que duermen en jaulas y reciben alimento cada ocho horas.” Al fin y al cabo, las mancuspias son en sí las que le dan el protagonismo al personaje que las cuida, pues es su imaginación la que les da vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s